La Pampa: rompieron parte de una ruta para que escurra el agua

Con una retroexcavadora debieron romper parte de la ruta nacional 188, a la altura del pueblo Bernardo Larroude. En la provincia hay 500 mil hectáreas bajo el agua.

La compleja situación del pueblo pampeano de Bernardo Larroude obligó a romper la ruta nacional 188 -a pocos kilómetros del límite con Buenos Aires- para permitir el escurrimiento de las aguas que llegan desde el sur de Córdoba. En Santa Rosa hay alivio y en algunos barrios ya volvieron los evacuados.

Mirá la fotogalería HD

Una retro-excavadora rompió la traza de la ruta nacional 188 durante el domingo. De esta manera alivió la situación del Larroude. “Está controlada la situación en el pueblo”. dijo el intendente José Luis Gallotti.

La ruta nacional 188 corre por las provincias de Buenos Aires, La Pampa, San Luis y Mendoza. Junto con la ruta nacional 8 conforma un corredor que une el oeste del país con la Ciudad de Buenos Aires.

Bernardo Larroude es un pueblo de unos 1.600 habitantes. Está a 15 kilómetros del límite con Buenos Aires y unos 5 kilómetros de Córdoba. El agua llega desde los campos del sur cordobés, por las lluvias y el desborde del río V. No hay obras de infraestructura que canalicen ese caudal.

En Santa Rosa hay alivio en algunos barrios y algunas personas evacuadas pudieron volver a sus casas. El problema que persiste es la situación de la Laguna Don Tomás, un cuenco natural que desbordó y recibe todos los pluviales y el escurrimiento de toda la ciudad capital.

Mirá también
Temporal en Misiones: un hombre murió tras ser arrastrado por un arroyo con su camioneta
La crisis por las inundaciones sigue en el norte provincial. Los pueblos más afectados son Ingeniero Luiggi, Embajador Martini, Caleufú y Bernardo Larroude. En el campo, hay 500 mil hectáreas bajo agua y otras 800 mil con serios problemas de piso, que impiden sacar la cosecha, mover hacienda o sacar la producción lechera.

En Santa Rosa, el Concejo Deliberante declaró la emergencia por “catástrofe climática”. Es para afrontar las obras más urgentes: sacar del casco urbano el agua que desbordó de la laguna Don Tomás y preparar más reservorios para afrontar nuevas lluvias.

El intendente Leandro Altolaguirre anunció una obra con 1,6 kilómetros de caños para extraer el agua de la laguna y llevarla hasta un declive para que escurra hacia el bajo Giuliani, una depresión que está a 14 kilómetros al sur de la capital pampeana. Además ya se instalaron 7 bombas que extraen unos 15 millones de litros por hora.

Categories: Patagonia Hoy

Dejá un comentario