Procesan a un pai umbanda de Tierra del Fuego por liderar una red de trata de personas

Tierra del Fuego 09 de octubre de 2019
Un jefe de la religión Umbanda y tarotista de la ciudad de Río Grande, en Tierra del Fuego, fue procesado por la Justicia Federal como responsable de una red de trata de personas que explotaba sexualmente a mujeres, a las que llamaba "hijas de la religión", informaron hoy fuentes judiciales.
Tribunales-RG-1

Alejandro Oscar Collado, de 40 años, había sido detenido el pasado 25 de septiembre durante un procedimiento realizado por efectivos de la Prefectura Naval Argentina (PNA) en el que fueron rescatadas seis mujeres y se comprobó que otras dos habían logrado escapar de los departamentos en los que eran obligadas a prostituirse.

La jueza Federal de Río Grande, Mariel Borruto, encontró a Collado como probable autor del delito de "trata de personas agravado por el abuso de la situación de vulnerabilidad de las víctimas y cantidad de ellas, por la concurrencia de dos o más personas, y por haberse logrado la explotación económica", indicaron las fuentes.

La magistrada dio por demostrado que el pai umbanda regenteaba dos "privados" (como se denomina en la jerga a los sitios donde se ejerce la prostitución que no son locales comerciales) en complicidad con dos mujeres, una de ellas su pareja, que también fueron indagadas, aunque no se resolvió su situación procesal.

Borruto embargó a Collado por un millón de pesos y dispuso su libertad bajo cumplimiento de numerosas reglas de conducta. De acuerdo a la investigación, hay pruebas de que el religioso "captó, trasladó, recepcionó y acogió a mujeres con fines de explotación" al menos desde el 13 de febrero pasado y hasta su detención.

Para ello montó dos departamentos en las calles Juárez Celman 2373 y Yugoslavia 1269 del Barrio Chacra II de Río Grande, que fueron allanados. La causa judicial comenzó con una denuncia anónima a la línea 145 del Programa de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, y se complementó con la investigación de la PNA y el testimonio de dos víctimas que lograron escapar del departamento donde eran explotadas y radicar la denuncia policial.

Las dos mujeres coincidieron en señalar que las habían llevado engañadas desde otros lugares del país con la promesa de un empleo y que al llegar a Tierra del Fuego les informaron que debían realizar servicios sexuales para pagar "el pasaje, la comida y el alojamiento". La investigación determinó que en las habitaciones de los privados se realizaban "pases" (servicios sexuales) por un valor de entre $800 y $1.700 y que se expedían "copas" a los clientes.

"Existe sobrada prueba que da cuenta de que los tratantes facilitaban y acondicionaban el espacio para la estadía y la explotación sexual de las víctimas como así también la entrega de profilácticos (...) Había una organización compleja con una clara distribución de tareas", escribió la jueza en el auto de procesamiento.

Por su parte las profesionales del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia que entrevistaron a las víctimas que lograron escapar, concluyeron que ambas "sufrieron violencia física, psicológica y sexual". En tanto, al prestar declaración indagatoria, Collado negó explotar a las mujeres, a las que calificó como "hijas suyas de la religión". Dijo que las conocía y que les brindaba servicios de "tarot" por una tarifa de entre "$10 mil y $50 mil", además de proveerle de "bebidas y cigarrillos"

Fuente: Télam

Boletín de noticias